Prestando Atención Psicológica

Durante el proceso de atención psicológica se dan diferentes papeles o roles que desempeñan las personas que participan en dicho proceso. En este artículo vamos a examinar detalladamente los papeles que desempeñan dichos participantes, en especial aquel de los que administran la ayuda. ¿Quiénes son? ¿Cómo trabajan? ¿Cómo prestan ayuda psicológica? ¿Cómo desempeñan su papel?




Qué es la atención psicológica

Atención PSICOLÓGICA

Como primera aproximación, podemos decir que en la administración de asistencia psicológica hay dos partes claramente diferenciadas: aquella que presta la ayuda y aquella que la recibe. De la parte que la recibe no hay mucho que decir: se trata de una persona que necesita de algún tipo de tratamiento, consejo, orientación, etc... La necesidad de ayuda viene determinada por el  situación en la que nos encontremos, según el contexto en el que se den los hechos o emociones para las que se precise asistencia psicológica. Estos posibles tipos de ayuda psicológica se pueden estudiar en el artículo redactado al respecto en esta misma web.

Por lo tanto, en lo que resta de artículo, nos vamos a centrar en el papel de aquel que administra la ayuda psicológica. ¿Quién es? ¿Cómo lo hace? ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Qué papel desempeñan? Vamos a verlo detenidamente.

En primer lugar, debemos tener en cuenta, como ya dijimos anteriormente, que distintas situaciones requieren de distintos tipos de asistencia. Por lo tanto, el papel del que administra la ayuda será diferente. Además debemos tener en cuenta la distinta preparación de las distintas personas que pueden participar en el proceso.


Quién presta atención psicológica


Teniendo en cuenta todo eso, podemos contemplar los diferentes roles que se especifican a continuación como personas que administran la atención psicológica. Veámoslos uno a uno en detalle:

- Psicólogo: es sin duda el principal actor en lo que a asistencia psicológica se refiere. Es el profesional preparado, tanto por su formación académica en Psicología como por su experiencia, para dar todo tipo de atención psicológica. Su principal atribución está en la psicoterapia, pero sin duda es el profesional más preparado para cualquier tipo de situación en la que se requiera ayuda psicológica.

- Psiquiatra: este es un profesional de la medicina especializado en enfermedades mentales. Es decir, se trata de un médico, y como tal realiza el diagnóstico de la enfermedad, y prescribe el tratamiento correspondiente. Suele administrar la atención psicólogica en los casos  en los que hablamos de trastornos mentales que tengan tal consideración (se trata de una enfermedad, tiene origen cerebral/físico/neurológico) o en los casos de trastornos psicólogicos en los que se precise medicación. En muchos casos se delega la terapia en psicólogos aún en estos casos; y también es frecuente que una misma persona esté licenciada en psiquiatría y psicológía simultáneamente, asumiendo ambos roles.

- Terapeuta: es la persona que dirige la terapia, la administra, y toma las decisiones relativas a la misma. En la generalidad de los casos es el psicólogo el encargado de desempeñar este rol.

- Orientador: es la persona que conoce bien un campo concreto, y trasmite esa información a las personas, encaminado sus pasos por uno u otro camino según  cada caso, y en virtud de su preparación para ese campo concreto. Son casos típicos la orientación escolar o la orientación familiar, en la que los orientadores dan directrices o patrones a padres y alumnos para un mejor aprovechamiento de sus actividades y para una más fácil toma de decisiones en dichos ámbitos.

- Coach: es una figura de reciente creación, al menos en la nomenclatura, y realiza funciones de mejora y optimización en el modo de vida y de trabajo de las personas. Es decir, el coach no trata problemas o trastornos como hace el terapeuta, sino que el trata con personas sanas y sin problemas de consideración, ayudándole a mejorar sus habilidades. De ahí el nombre de coach (entrenador), porque precisamente es eso lo que hace: entrenar a sus clientes en técnicas, habilidades, hábitos efectivos y productivos, mejorando sus capacidades ante la vida y ante los demás.

- Consejero: podríamos considerarlo una figura similar a la del coach o la del orientador, con la particularidad de que está enfocado a momentos puntuales. No realiza un seguimiento continuo como el coach, sino que trabaja dando pautas y consejos cuando es requerido para ello por la situación. El caso típico sería el de los consultorios, a los que se pregunta en una situación concreta y ellos dan su respuesta.

- Oyente: también conocido coloquialmente en algunos sitios como "paño de lágrimas", en este caso del que presta la ayuda no se espera que dé consejos ni que haga pensar o de patrones de comportamiento al asistido; lo único que se espera de él es que escuche los problemas, que deje que el otro se desahogue. Este papel suelen desempeñarlo los amigos y familiares, y es bastante importante porque permite a la persona liberarse de la tensión y sacar sus preocupaciones fuera, lo que es muy positivo de cara a reemprender el nuevo camino. Es una forma diferente y muy útil de atención psicológica gratuita, y está al alcance de cualquiera administrala y recibirla.

- Apoyo: similar a la anterior, en este caso no solo escuchamos y dejamos que se desahogue la otra parte, sino que prestamos nuestro apoyo, ánimo, compartiendo experiencias, consejos, y con los recursos que estén en nuestra mano. Es una atención psicológica casera que, si bien NO substituye a la administrada por los profesionales, sí que la complementa y ayuda a la persona.

- Otros: en realidad cualquier persona, como decíamos antes, puede ayudar de una a otra manera. Cualquier persona puede prestar una inestimable ayuda dentro de sus posibilidades (OJO: como decíamos antes esta ayuda suma, complementa, NO SUBSTITUYE a la del profesional). Hasta una estrella de la música puede ayudar psicológicamente a sus fans, como vemos en este vídeo de Lady Gaga:



Como podemos ver, son muchos y muy diferentes los papeles que podemos adoptar a la hora de administrar la asistencia psicológica. Esto es precisamente lo que enriquece la ayuda psicológica, la variedad de casos en los que esta aparece y la variedad de formas en la que se presta la asistencia. Según lo recomienden las circunstancias, el administrador de asistencia psicológica desempeñará uno u otro papel.


Es importante observar también que en algunos casos habrá que pagar por los servicios del psicólogo o profesional que administra la ayuda; pero que en otros casos estamos hablando de atención psicológica gratuita. Esto es bastante importante porque redunda en la variedad de casos y posibilidades que tenemos a la hora de acudir a recibir ayuda en el campo de la psicología.


Por último, no olvides compartir este artículo en facebook y/o twitter. Haciéndolo nos ayudas a nosotros a difundir esta información y sobre todo ayudarás a mucha gente. Pulsa sobre estos iconos: