Psicología Comportamental

La psicología comportamental (también conocida como psicología conductual) es uno de los campos de la psicología más conocidos y populares. Tiene su origen en la línea de pensamiento fundamental del conductismo, la cual está basada en un punto de partida, en una idea primigenia muy básica y al mismo tiempo muy importante: aprendemos y nos forjamos del medio ambiente que nos rodea. Es así de sencillo. Las personas vamos interactuando con nuestro alrededor, y de las consecuencias de esa interactuación se derivan unos resultados. Las personas somos capaces de relacionar los estímulos originales con los resultados finales, de manera que podemos adecuar nuestro comportamiento y nuestra interactuación con el medioambiente para conseguir unos resultados determinados. ¿Cómo aplicamos esta realidad al mundo de la psicología? De una forma muy sencilla y efectiva. Vamos a verlo a continuación.



Terapia comportamental


Psicologia Comportamental
La psicología comportamental o conductual es la rama de la psicología que estudia y profundiza en el comportamiento humano y en como conseguir controlarlo o modificarlo a través de asociaciones de estímulo y resultado. Todo el desarrollo teórico de este tipo  de psicología está enfocado a describir los procesos de aprendizaje de las personas a partir del medio ambiente que las rodea, y con ese conocimiento poder desarrollar una terapia en la que se utilicen los conocimientos aprendidos sobre el aprendizaje para desarrollar técnicas con las que conseguir modelar el comportamiento de las personas de una forma efectiva. A este tipo de terapia se la conoce como terapia comportamental o conductual.

Así pues, en este tipo de terapia se utilizan herramientas diversas desarrolladas por la psicología comportamental con el fin último de afianzar los comportamientos deseados y eliminar los comportamientos no deseados. Estas herramientas se basan específicamente en el concepto de condicionamiento, tanto en su versión clásica como en la versión conocida como operante. El condicionamiento (que de una forma simplista podríamos describir como la asociación mental que se produce entre una serie de estímulos que son aplicados de forma repetida sobre un individuo y las respuestas a dichos estímulos que provocan la obtención de determinados resultados) va a ser la herramienta fundamental en la que se basa la psicología comportamental.

Para ver más claro lo que es el condicionamiento, supongamos un individuo en una habitación oscura. De pronto se enciende una luz verde repetidamente. El individuo puede reaccionar de varias formas: levantarse, protegerse la cara, cerrar los ojos, gritar, o no hacer nada... Supongamos que si se levanta se le da un premio (comida, música relajante, temperatura agradable, etc...) y se repite este proceso. Igualmente encendemos una luz roja, y damos el premio si su comportamiento es el de sentarse, no en el resto. Al cabo del tiempo, el condicionamiento hará su efecto, y el individuo se levantará siempre con la luz verde y se sentará con la luz roja. Habrá aprendido una respuesta automática a un estímulo. A esa asociación mental se le llama condicionamiento.

Los animales responden muy bien al condicionamiento. Por ejemplo si a un conejo se le da una zanahoria o comida cada vez que salta sobre una piedra, conseguiremos el efecto de que cada vez que vea la piedra salte sobre ella. Esto también es condicionamiento. Y es también efectivo con las personas.

Terapia Comportamental

Pues bien, este es el principio fundamental de la psicología comportamental: utilizar el condicionamiento, de forma similar a los ejemplos anteriores, para modificar comportamientos no deseados y para adquirir comportamientos deseados. De esta manera el terapeuta aplicará técnicas de condicionamiento para modificar los comportamientos negativos, autolesivos, o simplemente no deseados; y sustituirlos por comportamientos positivos y deseados.

Cuando se trata de tratar los problemas específicos de comportamiento, la terapia comportamental a menudo puede ser más eficaz que otros enfoques. Así, trastornos tales como el obsesivo compulsivo, el pánico o las fobias son ejemplos de problemas que usualmente responden bastante bien a los tratamientos conductuales. En general son problemas en los que hacemos una deficiente asociación mental con un comportamiento erróneo; la terapia comportamental puede sustituir el comportamiento no deseado aprendido por otro nuevo deseado.

Sin embargo, también es importante señalar que al contrario de lo anterior, los enfoques del comportamiento no son siempre la mejor solución. Por ejemplo, la terapia conductual generalmente no es el mejor enfoque en el tratamiento de trastornos psicológicos más graves como la depresión y la esquizofrenia.

Por último, queremos hacer especial énfasis en una cosa importante a destacar, que es que en las diversas terapias comportamentales, al contrario de lo que ocurre en algunos otros tipos de terapia (tales como puedan ser las terapias psicoanalíticas y las terapias humanistas) que están enfocados a la visión, la terapia conductual está fundamentalmente basada en la acción. Esto significa que los terapeutas que aplican la psicología comportamental para alcanzar comportamientos deseados, se centran en utilizar las mismas estrategias de aprendizaje que condujeron a la formación de los comportamientos no deseados, así como en la capacidad de desarrollar otros nuevos comportamientos. Debido a esto, la terapia comportamental es altamente intensiva y concentrada alrededor de lo mismo. El comportamiento es al mismo tiempo el problema y la solución, de manera que el objetivo de la psicoterapia es enseñar a los pacientes nuevos comportamientos con la finalidad de minimizar o eliminar los antiguos. O dicho de otra manera diferente: en pacientes en los que el antiguo aprendizaje condujo al desarrollo de un problema, trabajamos con la idea de que un nuevo aprendizaje diferente puede hacer remitir el mismo.

Si te interesa la terapia comportamental, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que te recomendemos una profesional que pueda ayudarte.

Y por último, no dejes que este conocimiento que acabas de aprender sobre el conocimiento se olvide o se pierda; por favor compártelo con otras personas. Pulsa en los siguientes botones para compartirlo en las redes sociales:

3 comentarios:

  1. Conocía la existencia de la PSICOLOGÍA CONDUCTUAL pero, ¿comportamental? Si miramos al diccionario de la RAE el término comportamental no existe o no está aceptado. En mi opinión, "comportamental" es una incorreta traducción del término inglés "bahavioral"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos

      Tienes toda la razón. La palabra "comportamental" no existe en el DRAE, y lo correcto es, tal y como usamos en España, Terapia Conductual.

      El motivo de haber titulado este artículo como Psicología Comportamental es por que esta expresión está bastante extendida en América Latina, y pretendíamos hacerlo fácilmente comprensible por la mayoría de lectores, por lo que usamos una expresión habitual para ellos.

      Pensándolo bien quizás deberíamos hacer una labor pedagógica en ese sentido para extender el uso de la palabra correcta, "Conductual".

      Gracias por el comentario, lo tendremos en cuenta para futuros artículos.

      Eliminar
  2. Celebro que se haya tenido en cuenta mi comen tario cuyo fin solo era para defender nuestro idioma. En el campo de la visión se escuchan términos como "cover test" en lugar de pruebas de oclusión, o "ambliopía de depriovación" cuando es "ambliopía por privación", y un larguísimo etc.

    ResponderEliminar